La digitalización ha llegado al sector inmobiliario, esta vez sí, para quedarse. Ha tenido que ser de manera forzada debido a las consecuencias del coronavirus pero de la noche a la mañana las inmobiliarias se han tenido que adaptar y adoptar nuevos procesos tecnológicos para convertirse en una inmobiliaria digital. Todo esto para no quedarse por el camino. Sin embargo, han sido muchos – entre 10.000 y 15.000 según diversas fuentes inmobiliarias – los negocios inmobiliarios que no han logrado resistir a la pandemia y han tenido que echar el cierre por culpa, entre otras cosas, de su falta de digitalización. En el artículo de esta semana te explicamos cuáles son las diferencias entre una inmobiliaria digital y una tradicional cuáles son sus ventajas.

 

Mejores herramientas, mejores coincidencias.

Nos vestimos, cogemos papel y lápiz y salimos a hacer un tour por las inmobiliarias tradicionales de nuestro pueblo. ¿Suena lejano, verdad? Pues hace menos de una década ese era el proceso que muchos españoles seguían cuando querían cambiarse de piso. Una vez acabado el “tour” nos damos cuenta que de todos los inmuebles que nos han enseñado, solo un par coinciden con lo que estábamos buscando, y lo peor de todo es que no nos acaban de convencer. Vuelta a empezar. 

Hoy en día todo esto ha acabado. La inmobiliaria digital tiene la característica de que funciona mediante filtros y algoritmos. Todo esto se traduce en que podemos filtrar los inmuebles según nuestros gustos y preferencias: localización de la vivienda, número de habitaciones, rango de precios… La personalización es casi ilimitada, de lo demás se encargan los algoritmos e incluso puedes calcular cuánto vale tu piso de manera online, algo impensable hace unos años.

 

El papeleo es cosa del pasado.

La digitalización del sector inmobiliario ha hecho que los papeleos pasen a un segundo plano. Hace unos años en todas las inmobiliarias tradicionales había una sala dedicada exclusivamente a archivos, contratos, etc, con todo el espacio y tiempo que esto supone.

Hoy en día eso es cosa del pasado. La digitalización del sector inmobiliario ha hecho que la mayoría de procesos, papeleos y burocracia pasen a hacerse de forma digital, con todo el ahorro que esto supone en espacio y material. 

 

Una herramienta para controlarlo todo.

Centralizar procesos es un término que se repite mucho en el ámbito de la digitalización del Real Estate. Desde Prontopiso, como ejemplo de inmobiliaria digital, sabemos lo importante que es tener una herramienta con la cual controlar, editar y manejar la mayoría de los procesos que se llevan a cabo dentro del sector inmobiliario. Es por eso que ofrecemos a nuestros agentes la herramienta “Realtus”, un software de gestión para agentes inmobiliarios. Todo esto con el objetivo de centralizar la mayoría de procesos en un software sencillo y accesible para todos los agentes de Prontopiso y olvidarnos de tener miles de aplicaciones para cada gestión o proceso.

 

La inmobiliaria digital gana frente a la tradicional

Adaptarse o morir es una frase que se puede adaptar a muchas situaciones, pero sobre todo se adapta perfectamente al estado actual del sector inmobiliario. En Prontopiso lo sabemos y nos adaptamos. Por eso contamos con la red de agentes inmobiliarios más grande de España y nos adaptamos a todos nuestros clientes.

Si aún no te hemos convencido, echa un vistazo a nuestra página web para obtener más información o visita nuestro blog para obtener las últimas novedades del sector del real estate.