Ya os anticipamos que publicaríamos este artículo para destacar las ventajas  de vivir en el centro de la ciudad. Lo dijimos al publicar el artículo contrario Ventajas de vivir en las afueras hace unos días.

Pues bien. Hoy al contrario. Hoy vamos a dedicar este artículo a los urbanitas.

Hablaremos de las ventajas de vivir en el centro.

A los que la palabra “comodidad” va asociada a un abono transporte y a no tenerse que preocupar por buscar un hueco de aparcamiento. Todo esto por vivir en un piso en el centro de Madrid.

Allá van sus argumentos  y ventajas  de vivir en el centro :

1.- Te olvidas del coche

Esta es aplastante. Los hay que tras un argumento tan contundente no tienen respuesta alguna. Y es que hay mucha gente que no disfruta en el coche. Personas que no se sienten cómodas conduciendo y/o personas que prefieren ir a pie de un lado para otro.

En todos estos casos sales ganando si vives en el centro.

2.- Adiós problemas de aparcamiento

No necesitarás rebanarte los sesos para saber si tu coche puede entrar o no en el centro. O no tienes coche o, de tenerlo, tienes tu plaza designada. Para quienes creáis que esto no le quita el sueño a nadie, pensad que con la entrada en vigor de la “Almendra central” en Madrid, por ejemplo, hubo personas que se vieron forzados a alquilar o comprar plazas de aparcamiento en el centro para poder seguir yendo a trabajar sin tener que prescindir de sus vehículos. Imaginad a ese padre que vive en la sierra y trabaja en el centro. Si para colmo tiene que recoger a sus hijos a mitad de camino no puede ni plantearse abandonar el coche.

3.- Todo al alcance de la mano

Viviendo en el centro pronto te haces una composición de lugar y sabes qué tienes a mano: la cafetería para desayunar; una panadería; frutería; carnicería… Todo lo tienes a mano y no necesitas comprar pensando en las próximas dos semanas. Puedes permitirte el capricho de amanecer pensando “esta noche ceno una tabla de quesos” y cenarla. Porque te coge de camino el mercado. Paras, lo compras, saludas y rumbo para casa.

4.- Precios de las viviendas en el centro…

Vale… este punto puede ser complicado para defenderlo. Pero tenemos un argumento que te hará ganar más de un debate: no mires el precio del metro cuadrado como un gasto sino como inversión. Quizás no tengas pensado vender nunca el piso que te has comprado. Pero ¿Y si un día decides hacerlo? Entonces te darás cuenta de que comprando ese piso en el centro de Barcelona hiciste la inversión de tu vida.

5.- Todo el ocio a un paseo

Lo decíamos a la hora de hacer diferentes compras, pero ¿y el ocio? Poder recibir una llamada de tus amigos y que te digan que te vayas al cine y decir, “OK, en 10’ estoy allí”, calzarte, bajar las escaleras, cruzar la calle y sacar tu entrada.

6.- Gastos derivados

Vivir en el centro conlleva vivir en comunidad. Y cuanto mayor es la comunidad de vecinos, menos suele ser el gasto destinado a ésta. Podrá haber derramas, por ejemplo, pero la calefacción central, o la luz… no necesitarás rellenar un depósito privado de queroseno para poder tener calefacción. Y si lo hicieras los gastos también serían compartidos.

Como veis, igual que en el anterior artículo, si quieres defender tu modo de vida te damos algunos argumentos que te ayudarán a hacerlo. Aunque lo más importante es que hay tantas viviendas y modos de vida como apetencias podríamos tener. Y si no… echad un vistazo a los pisos en venta en Madrid y Barcelona en Prontopiso.