Comprar una casa va a ser una de las decisiones más importantes que vamos a tener que tomar en nuestra vida. No es una simple venta sin importancia, sino una transacción que nos marcará un antes y un después. La razón es bien sencilla, una casa se va convirtiendo en hogar a medida que pasan los años, y en este se van acumulando recuerdos y experiencias, por lo que a la hora de comprar un inmueble es necesario saber qué tener en cuenta al comprar una casa.

¿Qué tipo de vivienda estás buscando?

Tener claro el tipo de vivienda que se quiere comprar es fundamental a la hora de saber qué tener en cuenta al comprar una casa. Existen numerosos tipos de viviendas: pisos, apartamentos, chalets aislados o adosados,  entre otros. En diferentes localizaciones: centro ciudad, barrio residencial, afueras de las ciudades, zonas turísticas, etc, y que responden a distintas necesidades.

A una familia con hijos pequeños quizás le convenga un chalet, con espacio para jugar. A las personas mayores quizás un piso en el centro de la ciudad, desde donde poder ir al cine o al teatro con facilidad, a una persona joven que viva sola podría apetecerle un apartamento en una zona de la ciudad bien conectada y de fácil acceso a su puesto de trabajo. Cada perfil tendrá sus necesidades específicas y aspectos qué tener en cuenta a la hora de comprar una casa. 

Otro de los aspectos claves a considerar es si se quiere una vivienda usada o nueva. Los precios están bastante ajustados entre las dos opciones, por lo que decantarse por una u otra dependerá de muchos aspectos y factores. Recuerda, tener claro lo que se quiere antes de iniciar el proceso de compra siempre teniendo en cuenta nuestras necesidades y nuestros gustos, nos evitará gastar mucho tiempo.

¿Qué tipo de zona buscas?

Una vez hemos decidido el tipo de vivienda que queremos, el proceso de compra se inicia eligiendo la mejor zona posible. En los criterios de elección influyen dos factores fundamentales: el entorno y las posibilidades económicas.

La elección generalmente estará motivada por nuestras relaciones. Posiblemente queramos vivir en el barrio en que nacimos, donde viven nuestros padres, nuestros amigos o nuestros compañeros de trabajo. Estos son los casos donde resulta más difícil equivocarse.

En otros supuestos la elección vendrá dada por la valoración social que tenga la zona, o simplemente porque nos gusta. Es especialmente importante valorar si encajamos en ese ambiente, si la zona goza de los servicios que nos sean más necesarios como el transporte, colegios, comercios, etc. y si nuestra capacidad económica nos lo permite. Si no conocemos la zona, lo mejor que puede hacer es recorrerla con detalle. Una buena ayuda son las páginas de anuncios de venta de pisos en los periódicos, donde podemos hacernos una idea de los precios medios. 

Comprueba el estado de conservación del inmueble

A la hora de saber qué tener en cuenta al comprar una casa es importante comprobar el estado de conservación del inmueble en cuestión. Cuando visitemos un piso, hay que detenerse primero en observar el estado de conservación del edificio y los servicios de que dispone. Cuanto más deteriorado está el inmueble, más gastos de conservación habrá que afrontar en el futuro. No dudes en preguntar a los vecinos que ya residan allí.

Revisa la vivienda y fíjate en posibles grietas o humedades. Comprueba el correcto funcionamiento de las instalaciones, tales como calefacción, aire acondicionado, grifería, y también de las piezas móviles, como son las puertas, ventanas y persianas. Presta atención a los ruidos, tanto interiores como exteriores; los primeros pueden reducirse con un correcto aislamiento, pero los segundos son más difíciles de eliminar. La calidad de la conservación va a determinar el valor del inmueble. 

Y antes de cerrar el precio…

Debemos comprobar que el precio que nos piden por la vivienda es de “mercado”.  A la hora de comprar una casa si has visitado varias viviendas antes de decidirte, ya dispondrás de esta información, y si no lo ha hecho, hazlo. Ten en cuenta que el precio de venta inicial suele ser superior entre un 5% y un 10% al que finalmente se realiza la compraventa.

Dicho precio estará condicionado entre otras cosas, por la antigüedad de la vivienda, su estado de conservación y las posibles cargas o deudas pendientes. Con estos elementos, tanto comprador como vendedor estarán en condiciones de negociar el precio.

Si vas a financiar tu compra mediante un préstamo hipotecario, la tasación deberá realizarse para esta finalidad concreta.  Además del precio de la vivienda, debe contar con los gastos de la compraventa y del préstamo hipotecario si procede, que oscilan, siempre que no se trate de una vivienda de protección oficial en torno al 10% del precio de la vivienda.

Prontopiso te ayuda a comprar tu casa

En Prontopiso sabemos de primera mano cómo funciona el sector inmobiliario y qué tener en cuenta al comprar una casa. Por eso tenemos la red de agentes más grande de España y te invitamos a que te registres y te unas a nosotros.  Si quieres saber más sobre el sector qué tener en cuenta al comprar una casa y otras temáticas cómo la digitalización del real estate, no dudes en echar un vistazo a nuestro blog.