En primer lugar debemos distinguir entre un préstamo y una hipoteca. Un préstamo hipotecario es el conjunto de un préstamo personal y de una garantía hipotecaria sobre un inmueble. La hipoteca es una garantía accesoria, cuya validez queda supeditada a la del préstamo. El préstamo es un contrato mediante el cual el banco entrega una cantidad de dinero y se regula la forma en que el prestatario tiene que devolverlo.

La hipoteca garantiza tanto el importe del capital del préstamo, como los eventuales intereses y costas y gastos en caso de reclamación judicial para los casos de impago.

Características de la hipoteca

Las características básicas de la hipoteca son las siguientes:

  • Ha de constituirse necesariamente en escritura pública otorgada ante Notario e inscribirse en el Registro de la Propiedad para que tenga validez.
  • Si no se paga el préstamo, el Banco puede promover la venta del inmueble hipotecado mediante subasta pública para satisfacer con ese importe la deuda vencida y no pagada.
  • La hipoteca no impide que la vivienda pueda ser vendida a otra persona, pero ha de tenerse en cuenta que para que el nuevo comprador se haga cargo del préstamo se necesita el consentimiento de la entidad financiera donde está formalizado. Si ésta no presta su consentimiento, en caso de impago del préstamo se sigue respondiendo personalmente de la deuda.

La regulación protege al consumidor

El proceso de contratación de un préstamo hipotecario está regulado por la Orden Ministerial5-5-94 (BOE 11-5-1994) sobre Transparencia de las condiciones Financieras de los Préstamos Hipotecarios.

La entidad está obligada a presentar su oferta mediante folleto informativo que detalle las condiciones económicas del préstamo, la evolución de los dos últimos años del índice de referencia elegido en el caso de contratar una operación atipo variable, así como todos los gastos que lleva implícita la formalización del préstamo: la tasación y los gastos de gestión, detallando las empresas homologadas para este fin, así como tarifas de Notaría y registro.

A continuación, el cliente hace la solicitud del préstamo y entrega la documentación correspondiente. Analizada la documentación y realizadas por el banco las comprobaciones pertinentes, la entidad hará entrega de una oferta vinculante con el detalle de las condiciones económicas con las que se ha autorizado el préstamo. Dichas condiciones tienen una validez mínima de 15 días.

Te ayudamos a encontrar tu hipoteca ideal

En Prontopiso sabemos de primera mano cómo funciona el sector inmobiliario y tenemos a los mejores expertos en materia de préstamos hipotecarios. Por eso tenemos la red de agentes más grande de España y te invitamos a que te registres y te unas a nosotros.  Si quieres saber más sobre el sector qué tener en cuenta al comprar una casa y otras temáticas cómo la digitalización del real estate, no dudes en echar un vistazo a nuestro blog.