Recientemente publicamos un artículo para ayudaros a definir las características de vuestro piso. O de un piso, o del piso que estáis buscando. Hoy revolotearemos por el artículo anterior, pero enfocándolo desde otro prisma: desde el punto de vista del vendedor.

No vamos a repetir los puntos que describimos entonces, pero sí os aconsejamos que echéis un vistazo a aquel artículo. Lo escribimos pensando en qué pensarán, o en qué buscan las personas que están interesadas en comprar un piso. Pero… ¿qué piensan quienes quieren vender su piso?

De ahí éste artículo.

Vamos a enumerar algunos aspectos importantes para que puedas conocer, en caso de cumplirlos, cuáles son los puntos fuertes de tu piso. Aquellos en los que podrás hacer más hincapié a la hora de venderlo.

Tener tu piso libre de cargas.

Este es un aspecto bastante relevante. A efectos prácticos podría ser indiferente, pero la carga psicológica que implica hacer propia la hipoteca de otro podría ser, hasta cierto punto, un hándicap. Por lo tanto, si tu piso está pagado, viento en popa. Pero si tu caso fuera el contrario tampoco tienes que preocuparte: apréndete estos consejos que te dimos en el artículo Venta de una casa hipotecada y sabrás hacer de la necesidad, virtud.

Bien comunicado

A estas alturas sabrás de sobra la situación de tu piso. Sabrás si está en el centro. Si tienes estaciones de metro y/o paradas de autobús cerca de él. Cuántos centros comerciales y a qué distancia están de tu urbanización. Sabrás si tu zona es residencial o si tienes muchas empresas importantes cerca. Todo esto tienes que saberlo porque estás viviendo en él.

Hecho este análisis sabrás que tienes que reforzar y redoblar la información que ofrezcas al respecto. Eso te ayudará incluso a redefinir (o definir) a tu comprador potencial. Si tienes muchas oficinas alrededor sabrás que el perfil de comprador podría responder a un cargo intermedio con ciertas responsabilidades que decide vivir cerca de su puesto de trabajo. Si enseñas la casa a un matrimonio joven más vale que les puedas decir a qué distancia tiene las guarderías y cuántas hay por la zona. Estudia incluso los coles que tienes alrededor… cuántas ventas de piso se habrán volatilizado por no saber a tiempo que a dos manzanas de tu casa tenías un colegio.

Otro aspecto a tener en cuenta… las plazas de garaje.

SI tienes una plaza de garaje la cosa mejora y tu piso cobra nuevo valor. Sobre todo si vives en el centro de un Madrid o Barcelona. En este caso no tendrás una plaza de garaje: ¡tendrás un tesoro! Y como tal tienes que sacarle todo el jugo posible. En este caso las políticas de aparcamientos municipales se alinearán a ti favor. Cuanto más complicado sea aparcar el coche en el centro urbano más posibilidades tienes de encontrar un comprador que esté interesado en esa plaza de garaje… si tienes dos ni te contamos.

Cada vez son más las parejas que tienen dos vehículos. Si pudieras satisfacer ambas necesidades apúntate un tanto.

Iremos publicando más artículos como éste, según se nos vayan ocurriendo, unas veces virtudes que resaltar de tu piso, otras veces consejos prácticos.

Como última pildorita una sugerencia práctica… aprovecha que se acerca la primavera. Apúrate y haz las mejoras/reformas que tuvieras pensadas para vender tu piso con mejores condiciones. Si logras tenerlo a punto antes de la primavera, y si encima lo tienes bien orientado, aprovecha la luz de esta estación para que le entre por los ojos al comprador.

Y si no sabes por dónde empezar… ni te lo pienses. Acude a Prontopiso. Por algo somos la inmobiliaria que piensa en las personas.

Nosotros daremos salida a tu piso en tres meses. Y si no lo vendemos te adelantamos el dinero del precio mínimo garantizado para que puedas mudarte o regalarte ese viaje que tantas ganas tenías de hacer antes de mudarte.