Ya estamos en primavera.

Ha llegado y muchos de vosotros tendréis una terraza que disfrutar.

Unos la tendréis y otros estaréis todavía indecisos o tramitando la compra de vuestro nuevo piso, sea en Madrid o en Barcelona

Así pues, demos por bueno que tenéis o tendréis una terracita para aprovechar las tardes primaverales. Pero ¿qué decimos? “tardes primaverales”. Por supuesto. Pero nuestro clima, benigno en esta materia, nos brinda la oportunidad de disfrutar la terraza hasta bien avanzado el otoño. Tardes primaverales y otoñales, porque en verano apetece más esperar a que caiga la noche y salir a tomar algo con el fresquito.

Porque apetece salir a tomar algo a la terraza. Sea solo, aprovechando un rincón de lectura. En pareja, con una mesita para poder cenar a la luz de las velas. Y si la terraza es un pelín más grande, hasta con amigos, procurando no molestar a los vecinos, para picar, tomar algo y disfrutar en compañía. Hay terrazas, sobre todo en un ático, que pueden permitirse hasta el lujo de instalar una barbacoa… Esas son, y nunca mejor dicho, “para darlas de comer a parte”.

Para poder decorar tu terraza lo primero que tendrás que tener en mente es su tamaño.

Os parecerá una obviedad, pero no seríais los primeros en comprar muebles grandes para una terraza pequeña o al revés. Por eso tomad bien las medidas y diseñar con un papel, una regla (los más osados usarán un escalímetro) y un lápiz la distribución deseada. No apuréis todos los rincones para poner muebles porque necesitaréis tener en cuenta aspectos como la iluminación y las plantas.

Lo primero que tendréis que tener en mente serán los muebles para la terraza…

No uséis muebles de interior para la terraza. La materia prima (sea madera u otro material) no habrá recibido el mismo tratamiento por parte del fabricante si la hace pensando en un salón o una terraza. Esto implica que un mueble sin el tratamiento correcto se deteriorará más deprisa que lo que cabe imaginar.

Tienes que tener en cuenta la humedad de tu zona, y la cantidad de sol en función de la orientación del piso. El sol y el agua (humedad, rocío…) son dos factores muy a tener en cuenta porque los muebles, como todos los materiales de una casa se dilatan con el calor y se comprimen con el frío. Quizás sea imperceptible, pero esto sucede en todas las terrazas (y casas). Un mueble poroso o que no se haya tratado al principio de cada temporada, con ceras y barnices, dejará que el roció, por ejemplo, penetre dentro de la madera. De madrugada ese rocío se comprimirá formando pequeñitos cubitos de hielo y empujarán la madera a modo de cuña. Las grietas, o poros, se dilatarán por el día, cuando el sol castigue sin piedad.

La combinación de estos dos aspectos físicos terminará por deteriorar un mueble. Por eso elige los adecuados para que resistan el paso de las temporadas.

No dudes en utilizar telas para decorar tu terraza.

Están más de moda que nunca, sobre todo en alfombras y cojines.

Los motivos pueden variar según el gusto, pero este año se lleva lo étnico, los motivos marinos (ad hoc para las terrazas barcelonesas) y las figuras geométricas. Una alfombra espesa que enmarque la mesa y las sillas de una terraza te ayudará a delimitar mini zonas para diferentes actividades: mesa para comer, silloncitos para leer o conversar… Pero, sin duda, la mejor ventaja de una buena alfombra para terraza es que, si osaras salir descalza, te aislará del calor durante el día y del frío por la noche.

También se llevan los farolillos.

En vez de un único foco de luz (que suele ser demasiado claro y potente) se llevan las terrazas iluminadas con múltiples farolillos. Pueden ser homogéneos y estar repartidos por rincones estratégicos de la terraza o colgar en hilera de un cable, cuerda o guía que, sobre todo si tu terraza es chiquitita, reduzca los obstáculos por la misma.

Y por último las plantas…

Aunque entendemos que éstas ofrecen tantas posibilidades y alegran tanto la vida que, para poder profundizar mejor le dedicaremos todo un artículo para daros algunas ideas. De momento, y para ir abriendo boca, id pensando en aislaros con bog (a modo de seto pequeño) e incorpora bambú, por su doble utilidad: decorativo y funcional para colgar los farolillos. Estad pendientes al próximo artículo porque en él os hablaremos solo de plantas para la terraza de vuestro piso.