Llegan las vacaciones y en breve echarás la llave en tu piso, conectarás la alarma y te volverás rumbo a un destino maravilloso en el que recuperarás las fuerzas que has ido perdiendo durante el curso.

 

Pero…

¿Sabías que puedes ahorrar energía en vacaciones?

Como lo lees.

 

Para empezar, antes de irte de vacaciones podrás empezar a ahorrarla subiendo la temperatura del aire acondicionado a 26ºc. No se trata de encenderlo y tenerte que poner un gorro de lana con orejeras. Se trata de estar fresquito, no de pasar frío. Esos grados de más que pondrías en el aparato te servirán para ahorrar energía y, si esto no te convence, te ahorrarán unos cuantos euros en la factura de la luz.

De hecho este es un segundo aspecto del ahorro energético: también ahorras dinero. Por lo tanto seas un convencido del cambio climático o seas un detractor, pero quieras ahorrar, te conviene seguir algunos de estos consejos. Consejos que, por cierto, podrán evitarnos, de paso, algún que otro susto como veréis a continuación.

 

Vacía el frigorífico y descongela el congelador

 

Esta es una primera gran medida para ahorrar energía durante tus vacaciones. Además matarás unos cuantos pájaros de un solo tiro.

Descongelando el congelador y vaciando (primero) y desenchufando (después) el frigorífico no solo estarás ahorrando energía a corto plazo: estarás alargando la vida del electrodoméstico, por lo que también ahorrarás a largo plazo. Este “descongelado” ayudará también a limpiar filtros y ventiladores, así como las aguas residuales del frigorífico: todo esto mejorará su rendimiento.

Te ayudará también a encontrar algunos alimentos que habrás congelado hace unos cuantos meses y no deberías comértelos. Así pues también harías limpieza en el congelador. Pero sobre todo lo más destacable a la hora de descongelar y desenchufar el frigorífico es que no tendrás el riesgo de volver a casa y encontrarte un desbarajuste en la nevera por un posible apagón debido a una subida de tensión o a una tormenta eléctrica tan propia de estas fechas estivales.

 

Apaga y desenchufa televisiones, wi-fi y demás pequeños electrodomésticos

 

Lo que os diremos a continuación sobre el wi-fi es aplicable a televisores, ordenadores… y servirá, por un lado para ahorrar energía, por otro lado para evitar sustos (de nuevo con las subidas de tensión) y tercero para alargar su vida.

Si ahora mismo dejas de leer este artículo y te acercas al aparato que te proporciona el wi-fi estará caliente. Y así se pasa 12 meses seguidos. Si por lo menos lo desconectaras los fines de semana que fueras a pasar fuera de casa, o durante los puentes que salgas a una casa rural o en las vacaciones como Navidad o, sobre todo ahora en verano, se enfriaría. Y enfriando su señal mejora y con ella el rendimiento de tu conexión a Internet. Evita que se recaliente y funcionará fenomenal. Si además estás fuera… mejor que mejor.

Y recuerda, tómatelo como una desconexión vacacional para ti y también para tus electrodomésticos.

Pequeños, pero prácticos, consejos de ProntoPiso para mejorar tu economía, evitarte disgustos y echar una mano al medio ambiente.