Si has estado involucrado en una transacción inmobiliaria, sabrás de primera mano que se exigen un gran número de documentos para llevar a cabo la compraventa del inmueble en cuestión. En muchos casos, al haber tanta documentación que debemos proporcionar, llega un punto que nos podemos sentir sobrepasados y extenuados con el proceso.

A continuación, te hacemos un breve resumen de los documentos mas usuales que te puedes encontrar en el proceso de compraventa inmobiliaria. En la práctica habitual, se suele hablar indistintamente de estos documentos, aunque existen muchas diferencias entre ellos, ¡atento!

Contrato de depósito para lanzar una oferta sobre una propiedad en comercialización.

Es un documento en el que el ofertante (futuro comprador en caso de aceptarse la oferta) entrega una cantidad de dinero a la agencia de intermediación para demostrar la seriedad de su oferta e intención de compra del bien que comercializa la agencia. Este documento se firma entre agencia y ofertante (posible comprador).

La oferta realizada y sus condiciones puede ser aceptada o no por la parte vendedora. De no aceptarse la oferta, el dinero recibido en deposito por la agencia se devuelve al ofertante; si se acepta, el dinero entregado como
deposito puede o bien devolverse al ofertante o bien pasar a ser parte del precio y cantidad a entregar en el próximo paso a dar, es decir, a la firma del contrato de arras o directamente en el momento de la escritura de compra en
notaria.

Acepta la oferta por la propiedad, si finalmente no se llega a firmar el contrato de arras o la escritura pública en notaria tiene una serie de consecuencias en función de por quien no se firme. Si no se firma por causas imputables al vendedor, la agencia procedería a la devolución del dinero recibido en depósito al comprador, y si es por causas imputables al ofertante, éste procedería a perder el dinero entregado.

Contrato de reserva de vivienda

Es un contrato, que permite al comprador reservar la vivienda a cambio de pagar una cantidad a cuenta del precio de venta (señal), mientras que el vendedor se compromete a entregar la vivienda. Este documento se firma entre la parte compradora y la parte vendedora. Existe híbridos en el que también, puede intervenir la agencia de intermediación.

Normalmente este documento se suele firmar, cuando se sabe que la oferta ya es aceptada, o la oferta es en el precio de comercialización. El documento de reserva debe contener las condiciones que comprador y vendedor han pactado, por tanto son de obligado cumplimiento para ambas partes, y son la base de la compraventa.
Un contrato de reserva suele incluir: datos personales de las partes, datos del inmueble, cargas, importe de la señal, forma de pago del precio, reparto de gastos y causas de resolución (condiciones) si se pactan. Al tratarse de un contrato, hace que surjan una serie de derechos y obligaciones entre el comprador y el vendedor.

Los derechos de comprador y vendedor son los siguientes:

  • Comprador: Derecho a comprar la vivienda en el tiempo fijado y al precio pactado con el vendedor.
  • Vendedor: Derecho a vender la vivienda en el precio y plazo estipulado.

Las obligaciones de comprador y vendedor son las siguientes:

  • Comprador: Obligado a comprar la vivienda, no puede echarse atrás (salvo que se pacte expresamente alguna condición o causa de resolución). Tiene que cumplir los plazos de entrega del dinero que se han establecido en el contrato.
  • Vendedor: Obligado a vender la vivienda en las condiciones pactadas en el contrato.

Contrato de Arras

Contrato a firmar entre la parte vendedora y la parte compradora, cuando éstas ya han pactado todo lo relacionando con la compraventa del bien. En las arras se fija el precio final de la venta, el plazo para la misma, las condiciones y la cantidad que da el comprador en concepto de “reserva” (arras) y que se descuenta del precio total del inmueble.

También se establece cuál será la penalización si, al final, alguna de las dos partes desiste del contrato o
lo incumple. Existen tres tipos de contratos de arras, los cuales analizaremos en el próximo post.

El contrato de arras como tal, esta regulado en el Código Civil, mientras que el de reserva no. Por lo general, los contratos de arras se firman cuando se trata de una compraventa entre particulares, mientras que normalmente si se trata de obra nueva de una promotora, lo normal es un contrato de reserva, porque suele incluir también un plan de pagos según avanza la obra.

Prontopiso te ayuda en la venta de tu casa.

En Prontopiso sabemos de primera mano cómo funciona el sector inmobiliario y qué tener en cuenta al comprar una casa. Por eso tenemos la red de agentes más grande de España y te invitamos a que te registres y te unas a nosotros.  Si quieres saber más sobre el sector qué tener en cuenta al comprar una casa y otras temáticas cómo la digitalización del real estate, no dudes en echar un vistazo a nuestro blog.