En un artículo anterior explicamos qué eran los gastos de plusvalía (de Hacienda y municipal).

 

Hoy vamos a explicaros quién está exento de pagar Plusvalía.

 

Para ello os recomendamos que leáis también el artículo que hemos marcado arriba con negrita (el de gastos de plusvalía). No hace falta que lo leas ahora, puedes leerlo al término de éste artículo, la suma de ambos te permitirá entender bien ambos conceptos: qué es la plusvalía, qué gastos conlleva y, con éste artículo, quién está exento de pagar plusvalía. Hemos de aclarar que nos referimos a la “plusvalía estatal”, la del IRPF que, si bien es cierto que no se denomina así, el uso del término se ha generalizado y ha hecho que se termine conociendo comúnmente como tal.

 

  1. Personas físicas:
    1. Personas que venden su vivienda habitual (conocida como 1ª vivienda)
    2. Mayores de 65 años
    3. Venta sin margen de beneficio
    4. Dación en pago
    5. Transmisiones de bienes inmuebles a hijos tras un divorcio, separación o nulidad matrimonial (en Madrid)
  2. Personas jurídicas
    1. Inmuebles pertenecientes al Estado

 

Como veréis dos de los tres casos apuntan a los particulares, por eso empezaremos por el tercero, para pasar de puntillas por él puesto que no atañerá a ninguno de los lectores del blog de ProntoPiso.

 

Quien dice “Estado” dice un Ayuntamiento o una Comunidad Autónoma. Los edificios pertenecientes a una de estas tres entidades quedarán exentos de plusvalías. Nos referimos a edificios de la Cruz Roja, Seguridad Social  y algunas entidades con marcado carácter social.

 

Dicho esto vamos a los dos supuestos que realmente os importarán: a los supuestos relacionados con las personas físicas.

 

¿Quién está exento de pagar plusvalía Estatal/IRPF?

Personas que venden su 1ª vivienda.

 

Estas personas quedarán total o parcialmente exentas de pagar la “plusvalía estatal”. Y matizamos ese “total o parcialmente”. Totalmente las personas que venden su residencia/vivienda habitual para adquirir una nueva vivienda  habitual y siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos (importe de la reinversión y plazo para hacerlo). Parcialmente cuando en el plazo estipulado, no reinviertan la totalidad. Los expertos que nos asesoran aclaran que “vivienda habitual” es aquella en la que entras a vivir tras adquirirla en un plazo máximo de 12 meses y forma parte de tu patrimonio por, al menos, tres años desde su compra (salvo excepciones) o la que desde hace tiempo se tiene en propiedad, y se traslada el domicilio como habitual y se reside en ella al menos tres años (salvo excepciones).

 

Estas se ahorrarán un porcentaje considerable, igual que aquellas que, habiendo comprado una la futura primera vivienda antes de vender la original, destinen el importe de la venta a la hipoteca contratada con el banco y a reparar y/o hacer reformas en la nueva primera vivienda. En este caso os recomendamos un buen asesor fiscal que os explique en qué condición os encontraríais y os explicara correctamente los plazos y requisitos en materia de importes de compra/venta y tiempos válidos para vender.

 

Cuando la venta no ha entrañado beneficio.

Cuando se ha vendido el piso, por urgencia o por necesidad, por debajo del precio de mercado, o sin que reste margen de beneficio alguno. Esto es aplicable a la plusvalía del Ayuntamiento. La parte del IRPF habría que estudiarla en profundidad, caso por caso para dilucidar si hay beneficio o no.

 

Dación en pago.

 

Cuando se entrega el piso que es tu vivienda habitual a la entidad emisora de la Hipoteca a la que no se ha podido hacer frente y que ha ocasionado dicha entrega al banco. Esto es aplicable solo si no se dispone de patrimonio para hacer frente a dicho pago. Si el propietario debe entregar un piso que es el 6º de 7 pisos, y sólo entrega éste porque es el único al que no puede hacer frente, entonces tendría que responder al pago tirando del patrimonio que supone el resto de propiedades.

 

Transmisiones de bienes inmuebles a hijos tras un divorcio, separación o nulidad matrimonial

 

No importa cuál sea el régimen matrimonial, en estos tres casos, los hijos quedarán exentos de dicho pago. Eso sucede en Madrid y se hace con la vista puesta en no grabar a los hijos con impuestos derivados de un fracaso matrimonial.

 

Personas mayores de 65 años.

 

Mayores de 65 años o personas en situación de dependencia severa que vendan su vivienda habitual. Si estuviéramos hablando de otra vivienda de su propiedad, pero no la residencia habitual, no se aplicaría esta exención. Que no los vaya a pagar no significa que no tenga que declararlo. Lo tendrá que declarar, aunque salga como exento de pago. Si no lo declara perderá el derecho a quedar exento por lo que finalmente sí tendría que pagar.

 

Si se trata de un matrimonio ambos cónyuges deberán tener 65 años para quedar exentos. Si solo uno de ellos los supera el otro sí deberá pagar una parte proporcional.