En España hay miles de casos de personas que, ya sea por elección propia, como por fuerza mayor, quieren cambiar de vivienda cuando aún no han terminado de pagar su hipoteca. De esta necesidad salieron las hipotecas puente.

¿Qué son las hipotecas puente?

Según la definición del Banco de España, un préstamo puente es “un crédito obtenido como financiación temporal y con la garantía de un ingreso futuro del prestatario. En los préstamos hipotecarios, al concederse éste se procederá a su reembolso”. Dicho de otro modo, se trata de un tipo de préstamo hipotecario que permite al usuario cambiar de una vivienda a otra para ganar tiempo en vender la primera vivienda.

¿Para qué sirven las hipotecas Puente?

De hecho, a las hipotecas puente también se las conoce como hipotecas “de cambio de casa” y permiten obtener hasta el 100% del precio de compra de la nueva propiedad y es una financiación temporal hasta que el cliente obtenga el capital percibido por la venta de su vivienda.

Así, se adquiere en un sólo préstamo los dos que necesita, lo cual conlleva una hipoteca mayor que la primera y que se divide entre la casa que se compra y la que se quiere vender, pero sin tener que hacer frente a un tipo de interés más alto.

Una vez vendida se cancela la parte del préstamo que corresponde a la antigua vivienda y se formaliza la vuelta a la hipoteca tradicional para afrontar solamente el préstamo para la nueva vivienda.

¿Cuánto tiempo hay para vender la casa?

Estos productos suelen tener un periodo de carencia que van de los 6 meses a los 5 años (según la entidad), en el que el usuario tendrá un periodo de cuotas reducidas que le permitirá continuar el pago habitual del préstamo. A veces, algunas entidades ofrecen poder pagar durante este tiempo de carencia únicamente los gastos derivados del préstamo, es decir, que sólo se pagan los intereses del préstamo. Es decir, el tiempo para vender la vivienda será aquel fijado como carencia; en el caso de no haber vendido la propiedad cuando finalice este periodo de carencia el cliente deberá pagar las cuotas de la hipoteca comunes, que serán superiores a las que tenía al principio al ser la cantidad prestada mucho mayor. Hay que tener en cuenta que algunas entidades no disponen de dicha carencia. En su caso pueden ofrecer una cuota especial más reducida hasta que se venda la vivienda o bien una cuota normal, por lo que se deberá pagar la cantidad correspondiente al capital más los intereses del totales del préstamo.

Ventajas e inconvenientes de la hipoteca puente

La principal ventaja de las hipotecas puente es que el usuario no tiene que forzar la venta de su vivienda por debajo del precio de mercado, por el hecho de necesitar urgentemente el dinero.

El principal inconveniente de las hipotecas puente, y el motivo por el que prácticamente han desaparecido, es el gran riesgo de no vender la vivienda durante el tiempode carencia. Actualmente, el riesgo de encontrarse con una deuda de cientos de miles de euros una vez transcurrido el tiempo de carencia pactado con la entidad para la venta de la primera vivienda es mucho mayor que hace quinze años. Esto significa que si se tarda más de la cuenta en vender nuestra anterior vivienda, el usuario puede verse obligado a tener que hacer frente a unas cuotas más elevadas de lo que pueda pagar.

¿Qué alternativas hay a las hipotecas puente?

Si quieres cambiar de vivienda, vender tu casa para comprar otra, Prontopiso ofrece la solución. Sin necesidad de bajar del precio de mercado que puedes calcular gratuitamente aquí, Prontopiso te garantiza que si en 90 días no ha vendido tu vivienda, te adelanta el 100% del valor de mercado de la vivienda que quieras vender para que puedas rápidamente comprarte otra o hacer frente a la entrada de una hipoteca para ésta.

Si quieres vender tu piso para comprarte otro, reduciendo la incertidumbre, Prontopiso es la única inmobiliaria que te garantiza que podrás hacerlo en un máximo de 90 días.