Si estás pensando en vender tu piso necesitarás un Certificado energético

 

Es obligatorio disponer de un Certificado energético desde 2013, es uno de los papeles para vender piso y  para alquilar tu piso a un tercero. Se trata de una iniciativa propuesta y aprobada por todos los miembros de la Unión Europea.

 

Si el certificado energético no podrás acceder a la Etiqueta energética.

 

Pasamos a explicaros qué es lo uno y para qué sirve lo otro.

Para poder vender/alquilar tu piso tienes que conocer el grado de emisiones de CO2 del inmueble que quieres poner en el mercado, se trate de venta o de alquiler y sea una vivienda o un local comercial. Y para conocer las emisiones necesitarás contratar el servicio especializado de un técnico que te haga el estudio energético del inmueble.

Alquilar o vender un inmueble sin el certificado energético te podrá suponer tener que pagar una multa generosa que, en el mejor de los casos se quedará en torno a los 300€, como mínimo y podría alcanzar los 6.000€. Sea pues por conciencia medioambiental o por evitar la sanción te recomendamos, en ambos casos (o sumando los dos) que te hagas con el Certificado.

 

Partes del certificado energético

 

En él encontraremos todos los datos y aspectos del inmueble en cuestión: superficie, orientación, puntos de luz, de dónde proviene la energía que usa el inmueble… es una radiografía completa de todo lo que tiene que ver con la energía que consume o la que rodea a tu inmueble.

Para mayor transparencia legal, los datos del profesional que lleve a cabo la inspección constarán en el mismo certificado energético, en el que hará constar también el consumo energético. Iremos encontrando sucesivos anexos, hasta 4 que incluirán otros aspectos a parte de los ya mencionados como aspectos problemáticos y sugerencias de cómo solventarlos y un último informe en el que el propio técnico explica qué ha hecho y cómo ha llegado a las conclusiones que presenta en el certificado.

 

La tarjeta energética

 

Del certificado energético se deriva la tarjeta energética a modo de resumen de todo lo expuesto en el estudio y en el informe del certificado. Ésta deberá acompañar a la documentación del inmueble en cualquier movimiento de titularidad que se quier hacer sobre o con él, sea, insistimos, para alquilar o vender.

¿Por qué necesitamos tener esta tarjeta energética?

Porque tanto el futuro inquilino como un futuro comprador te la exigirán para poder terminar de concretar (negociar) el precio del alquiler/venta del inmueble.

Viendo esta tarjeta el comprador tendrá un informe detallado de las mejoras que necesita el inmueble y aquí se abrirá un margen para la negociación. El informe puede haber detectado pérdidas de calefacción porque las ventanas son antiguas, de madera y no cierran del todo. Y el mismo informe te sugerirá el cambio de las ventanas. Por eso el adquiriente podrá pedirte que seas tú quien afronte las reformas energéticas necesarias o que le hagas un descuento para subsanar carencias que hereda con el traspaso de la propiedad y que el actual propietario no ha querido afrontar. Por eso en ProntoPiso te recomendamos que seas tú quien tomes la iniciativa y solicites el Certificado energético para anticiparte a los problemas que te puedan generar las posibles mejoras recomendadas por el emisor del mismo.